miércoles, 11 de julio de 2018

¿SPAIN IS DIFFERENT?


En una sociedad donde no se respetan los contratos, no se podrá avanzar en temas como el respeto, la honestidad o la educación. Y como tal, el progreso quedará mermado.

En países avanzados como los del norte de Europa, Estados Unidos o Japón, la ley tiende a cumplirse en el marco regulatorio de las empresas. Las mismas establecen acuerdos que se respetan y las facturas se pagan. En nuestro país, por desgracia no siempre es así.
El actual sistema es de risa. Si alguien no quiere pagar, simplemente no paga y cobrar se queda en un terreno digamos "de tierra de nadie".Es entonces cuando el acreedor tiene que empezar a buscarse la vida y ver que opciones tiene a su alcance para recuperar su dinero.

Las empresas que se dedican a la gestión de cobro, realizan una labor mediadora y disuasoria que resulta eficaz en muchos casos para combatir los problemas de impagados que se producen en un elevado porcentaje de transacciones comerciales, sin embargo, la lentitud de la justicia y la baja efectividad de las ejecuciones judiciales, hace que los morosos se financien tranquilamente mientras dura el proceso.