Ir al contenido principal

¿ES JUSTA LA LEY CON LOS MOROSOS?

¿ES JUSTA LA LEY CON LOS MOROSOS?

NOTA DE PRENSA 22/03/2016

Mucho se habla en la actualidad, sobre la LOPD  y los derechos al honor y a la intimidad de las personas.

Ello conlleva que en situaciones como las de impago, que generan una gestión de cobro o la consulta e inscripción en un fichero de morosidad, deban llevarse con la mayor de las diligencias “para no ocasionar perjuicios” a los que supuestamente te han perjudicado previamente con su morosidad, porque ello, incida negativamente en su buen nombre, prestigio o reputación. Ahí queda eso.

Y que pasa con el acreedor, ¿qué derechos tiene? ¿alguien se acuerda de él? En Servicobro,  hemos confeccionado lo que consideramos debería ser el decálogo de los derechos básicos y primordiales en cualquier operación mercantil y que debería estar regulado por una ley en defensa del acreedor, aunque algunos de ellos se recojan directa o indirectamente en nuestro ordenamiento jurídico.


 DERECHOS DE LOS ACREEDORES

  1. Derecho a cobrar al vencimiento convenido
  2. A que no se le ocasionen gastos bancarios por devolución de recibos o impago de cheques o pagarés
  3. No tener que pagar impuestos por una factura que no ha sido abonada
  4. A la recuperación de la mercancía no pagada
  5. No tener que soportar gastos de gestión de cobro
  6. Al cobro de intereses, por el mero incumplimiento del pago en el plazo pactado
  7. A  una indemnización por los costes de cobro
  8. Derecho a la verdad, a saber previamente por parte de su cliente, si este tiene dificultades financieras y si podrá o no,  cumplir el compromiso de pago.
  9. A reclamar daños y perjuicios, por ejemplo,  si has tenido que pedir financiación por culpa del cliente que no te ha pagado y el coste ha sido superior a los intereses de demora que se puedan reclamar.
  10. A una justicia rápida y resolutiva

           Como todo es mejorable, aquí dejamos nuestra pequeña aportación a futuro
           www.servicobro.com




Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Debe gestionar los impagos el comercial / vendedor de la empresa acreedora?

Algunas empresas defienden, que la gestión de cobros la debe desarrollar el equipo de ventas, sin embargo, esto puede dar lugar a un conflicto de intereses. En este caso, el cobrador debería poner límites al cliente y acometer la gestión de cobro si el cliente se retrasa en el pago. Cuando el comercial es el responsable de reclamar el pago pendiente, el cliente podría decir "me estuviste insistiendo para que te comprase el producto, cuando te dije que me venía mal y ahora me exiges el pago", diluyendo así la gestión de ventas y la de cobro, al verse comprometido el propio comercial. Un cambio de interlocutor, permite afrontar la gestión de cobro con mayores posibilidades de éxito, evitando que el cliente se acostumbre a ser tratado por las mismas personas que le venden. Por este motivo, desde Servicobro aconsejamos externalizar la gestión de cobro a personas o empresas no pertenecientes al equipo de ventas, quienes desde un punto de vista objetivo, sabrán acometer la ge

¿SPAIN IS DIFFERENT?

En una sociedad donde no se respetan los contratos, no se podrá avanzar en temas como el respeto, la honestidad o la educación. Y como tal, el progreso quedará mermado. En países avanzados como los del norte de Europa, Estados Unidos o Japón, la ley tiende a cumplirse en el marco regulatorio de las empresas. Las mismas, establecen acuerdos que se respetan y las facturas se pagan. En nuestro país, por desgracia, no siempre es así. El actual sistema es de risa. Si alguien no quiere pagar, simplemente no paga y no pasa nada. Es entonces, cuando el acreedor tiene que empezar a buscarse la vida y ver que opciones tiene a su alcance para recuperar su dinero. Las empresas que se dedican a la gestión de cobro, realizan una labor mediadora y disuasoria que resulta eficaz en muchos casos para combatir los problemas de impagos que se producen en un elevado porcentaje de transacciones comerciales, sin embargo, la lentitud de la justicia y la baja efectividad de las ejecuciones judiciales,